El origen del chicle. (Ventanas al saber)

El chicle es una goma de mascar natural obtenida del árbol manilkara chicle, que es una planta tropical nativa de Centro América. Su cultivo se extiende desde Veracruz, México hasta la zona sur atlántica de Colombia. Este era usado tradicionalmente en la goma de mascar, cuando la wrigley company era un prominente usuario de este material, hoy día hay solo una pequeña cantidad de compañías que fabrican sus chicles del extracto de este árbol. Decimos esto porque en 1960, la sustancia (proveniente de este árbol) fue reemplazada por un producto sintético que fuera más barato de elaborar. Los chiclets que hoy conocemos fueron nombrados en honor al árbol de donde procedían (manilkara chicle).
El nombre de chicle se deriva de la palabra nahuat (lengua maya) que quiere decir goma de mascar y tziktli, que puede ser traducida como “algo pegajoso”. Otra alternativa podría ser que “chicle” podría haberse derivado de la palabra maya “tsicte”. El chicle era bien conocido por los aztecas que hablaban nahuatl y por los mayas, así como también por los primeros habitantes europeos que se asentaron en América quienes lo cotizaban por su exquisito sabor y gran contenido de azúcar. La antigua palabra esta todavía en uso en América, siendo “chicle” un nombre común para goma de mascar, en español y “chiclete” en portugués para los habitantes brasileiros. A las personas locales que recogen el chicle les llaman chicleros.
La extracción del jugo es similar al que se hacía, anteriormente, para extraer el látex del árbol de caucho: ranuras en forma de zigzag son hechas en el tronco del árbol y las gotas del jugo son recopiladas en vasijas pequeñas. Esto es entonces hervido hasta que alcance el espesor correcto. Debido a la inmensa extracción del jugo, el árbol manilkara chicle se ha escaseado y otras fuentes parecidas, como la balata (manilkara bidentata) se están incrementando su uso.
En respuesta a una reforma agraria pasada en Guatemala en 1952, la que concluyo con los trabajos feudales y la expropiación de las tierras que no estaban siendo utilizadas, para vendérselas a los indígenas y campesinos, la compañía wrigley se negó a comprar el chicle guatemalteco. Puesto de que esta era la única compañía que compraba dicho chicle el gobierno fue forzado a crear un programa masivo de ayuda a los productores.
México es la casa de las gomas de mascar.
La goma de mascar es tan vieja como somos nosotros como especie, tan instintivos como el amamantar y es una tradición más vieja de lo que nosotros nos imaginamos. Los antiguos griegos masticaban “mastiche” la resina del árbol mastic (de ahí la palabra “masticar”) de la misma manera que los indígenas norte-americanos saciaban su sed, masticando la savia de arboles pulcros y los antiguos mayas masticaban látex del árbol sapodilla (zapote chico) en América central: para refrescar su aliento y limpiar sus dientes.
Los aztecas fueron rápidos en apreciar los beneficios de la pegajosa y lechosa resina del zapote chicoy, como los mayas, lo cocinaban mezclado con bitumen y otros productos naturales y solían quemarlo (mezclado con tabaco) como incienso, mezclado con pega (también como un producto impermeable) y, por supuesto, como goma de mascar.

Ing. Carlos Morillo Valverde

2 Responses to “El origen del chicle. (Ventanas al saber)”


  1. 1 oliver

    you are all idiots you poopers

  2. 2 matias

    esto es muy bueno los mayas eran inteligentes al masticar chicle

    en realidad el chicle es real mente antiguo

Leave a Reply